Cada vez las bandas sonoras de las películas cobran más relevancia no solo en cada escena sino como ente independiente incluso de la película.

Bandas como las oscarizadas de Disney Tarzán o el Rey León o incluso algunas que han pasado ya a ser de las preferidas de los coleccionistas como la de Good Morning Vietnam o incluso El Padrino han pasado a ser del imaginario colectivo.

Basta hablar de La Guerra de las Galaxias, Reality Bites o, ya bajando un poco el nivel del film, las de la Saga Crepúsculo, para entender por qué cada vez son más los cantantes de primer nivel que quieren formar parte de la historia del séptimo arte a través de su música e interpretación.

Pablo Alborán, que desde entonces ha seguido cosechando éxitos, fue parte del proyecto sonoro de Palmeras en la Nieve, la adaptación de la novela escrita por Luz Gabás y que protagonizó Mario Casas bajo la batuta de Fernando González Molina en la dirección. Su tema, que llevaba el mismo título que el film, fue un gran acierto.

Alejandro Sanz también firmó «El Verano que vivimos», tema homónimo a la película que ha sido presentada en el Festival de San Sebastián y que aún no ha sido estrenada (lo será en noviembre), con Blanca Suárez y Javier Rey, la nueva pareja de moda en los papeles protagonistas.

Por todos es conocida «La Llamada» de Leiva, que hacía de tema principal de la adaptación de los Javis al musical que lleva el mismo nombre y que les catapultó a la fama de la dirección de cine.

Campeones llevaba en su banda sonora también la voz del clásico Coque Malla entonando el tema «Este es el momento».

Muchos son los que, como Bisbal, Aitana, Ana Guerra o Amaia, por no olvidarnos de Gisela, han salido de concursos de televisión para triunfar también poniendo voz a bandas sonoras tanto nacionales como internacionales.