Arranca la temporada estival con todo su esplendor. Calor en playas o montañas y momento de conocer gente para disfrutar al máximo de un verano diferente pero que no tiene por qué ser malo.

Recordar la adolescencia es que, automáticamente, lleguen melodías a la memoria. ¿Con quién bailaste la clásica My Girl de Temptations? ¿Recuerdas el Friends will be friends cantado a gritos por la pandilla?

La música tiene ese poder, el volver a trasladar a recuerdos de un momento concreto en el que se fue feliz.

A través de las redes, a través de Slow radio o a través de altavoces, no dejes de escuchar la mejor música lenta para hacer de un momento algo inolvidable.

Hay cuatro recuerdos que siempre estarán asociados a la música, tanto en familia como con amigos

  • Viajes en coche. Cualquier ruta o viaje que se precie ha tenido consigo una banda sonora. En familia o con amigos, los gustos son distintos, pero está claro que los kilómetros y carreteras, sobre todo secundarias, están plagados de notas musicales.
  • Días de piscina o playa: quién no ha llevado un dispositivo para escuchar música en los días de piscina o playa. Ya fuera para escuchar de forma individual o bien en grupo, nunca faltaba el sonido de fondo de la música.
  • Viajes en bus o tren: para los más jóvenes suena a viejo, pero era maravilloso ponerse los cascos y disfrutar de cintas o cds (sí, el streaming es del ahora) mientras se llegaba a destino.
  • Fiestas: orquestas, discotecas, locales…todo valía, pero todo con música.
Quizás también te interese:  Conoce la Inspiradora Historia de John Lennon: ¡Una Leyenda de la Música!