– Más de 12.000 ciudadanos se benefician de sus proyectos gracias al 0,7% de la renta

MADRID, 10 (SERVIMEDIA)

La Plataforma Representativa Estatal de Personas con Discapacidad Física de Castilla y León (Predif) y sus entidades federadas animaron a la ciudadanía a marcar la casilla 106 de ‘Actividades de Interés Social’ a partir de mañana en su declaración de la renta, para ayudar a personas con discapacidad.

Según explicó Predif, con este gesto del contribuyente, “la federación destinó en 2022 la asignación tributaria del 0,7% del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) a la realización de proyectos que beneficiaron a un total de 12.061 personas”.

Además, estos fondos ayudaron a la puesta en marcha el Servicio Integral de Asistencia Personal (SIAP). “Las personas que recibieron el servicio a través de la asignación del IRPF aumentaron un 24,5% el pasado año y la contratación por esta vía, casi un 17%”, señaló la Plataforma.

En 2022, según Predif Castilla y León, una de cada diez personas con discapacidad que recibieron ayuda lo hicieron “gracias a la aportación de este impuesto”. Por otra parte, se realizaron cursos ‘online’ y semipresenciales para la formación en asistencia personal y “se destinó parte de esta retribución a la información y promoción de la figura de la asistencia personal”.

Respecto a las asociaciones de la federación, Aspaym Castilla y León dedicó esta asignación a la atención de personas en sus centros de fisioterapia urbanos, como los de Valladolid, Burgos o León, y del medio rural, con tecnologías como magnetoterapia, mecanoterapia, electroterapia, presoterapia y termoterapia.

Con el programa Aspaym Mayores se llegó a diferentes pueblos castellano-leoneses. Recibieron asesoramiento sobre productos de apoyo, además de realizar, entre otros, varios talleres sobre estimulación cognitiva o nuevas tecnologías.

Quizás también te interese:  La Comunidad de Madrid anuncia un nuevo Plan de Salud Digital para reforzar la atención al paciente

Por otra parte, en el medio rural destaca el proyecto Fisomer, que amplió los servicios de atención integral a las personas con discapacidad a la localidad zamorana de Villalpando, que se suma a los servicios de Paredes de Nava, Sahagún, Villadiego, Matapozuelos y Camponaraya.

Por último, en los centros de rehabilitación y la Unidad de Rehabilitación Neurológica prosiguió la “inversión en tecnología y en equipamiento de calidad” mediante “aparatología puntera y profesionales especializados en fisioterapia, así como atención psicológica, logopedia y terapia ocupacional”.