MADRID, 02 (SERVIMEDIA)

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó este viernes la orden ministerial que regulará las ayudas estatales para la producción de largometrajes y cortometrajes, en la cual se incluye la modificación de dos órdenes anteriores que fijan las bases para la concesión de las referidas ayudas y que establecen el reconocimiento del coste de una película y la inversión del productor.

Esta orden incorpora distintas modificaciones al reconocimiento del coste y al régimen de ayudas a la producción y a la distribución cinematográfica que, a pesar de que han sido objeto de una regulación reciente, necesitan “ajustes” que se han puesto de manifiesto durante su aplicación.

En general, se modifican aspectos relacionados con las cuantías y fórmulas de pago de las ayudas, y con su distribución y promoción. También se simplifican procedimientos y se avanza en el fomento de la sostenibilidad medioambiental.

La orden establece un sistema que facilita la participación en varios procesos de selección durante una misma convocatoria o a lo largo de un ejercicio. De este modo, si un beneficiario con todos los puntos no obtuviese ayuda por no existir crédito en la primera fase, pasaría directamente a la segunda sin necesidad de presentar nueva solicitud, al tiempo que se limita el número de veces que un proyecto se puede presentar en un ejercicio.

En ese sentido, la nueva orden permite publicar las líneas de convocatorias a cortometrajes, cortometrajes sobre proyecto y cortometrajes realizados, con dos o más procedimientos de selección.

En las ayudas generales, los pagos dejan de estar vinculados a tres momentos o hitos del proceso de producción, proponiéndose hacer dos pagos en otros tantos ejercicios presupuestarios. En el caso de películas de documentales y coproducciones internacionales, se flexibilizan los plazos para iniciar y finalizar el rodaje y para solicitar la calificación.

Quizás también te interese:  El Teatro Español y las Naves del Español apuestan por el teatro accesible para personas con discapacidad sensorial

También se reduce de un 10% a un 8% en las ayudas generales, y de un 8% a un 5% en las ayudas selectivas la obligación de destinar un porcentaje a copias, publicidad y promoción de la película, que puede descender un 1% más en ambas líneas en función del porcentaje de ayuda recibida. Esta medida se aplicará con carácter retroactivo a los proyectos beneficiarios de ayuda en 2022 y se establece según lo establecido en el nuevo marco en el que se realizan estas inversiones, tal y como reclamaba el sector.

Por su parte, se amplía de 9 a 12 meses la obligación de que una película se exhiba en un número determinado de salas (sólo para las ayudas generales, puesto que las ayudas selectivas ya disponen de ese plazo).

La nueva orden amplía la cuantía de ayudas a los cortometrajes, pasando de un máximo de 70.000 euros a 100.000 euros, y a 180.000 euros, si es un corto de animación. Además, se establece una reserva mínima del 8% para cortometrajes de animación, dando continuidad al impulso que se le quiere dar a este sector.

Esta orden afectará a la próxima convocatoria de ayudas generales para la producción de largometrajes que se publicará “de forma inminente”.