MADRID, 31 (SERVIMEDIA)

A partir de hoy ya se puede visitar en el Museo Tiflológico de la ONCE la exposición ‘Hilemórfica. Escultura para ver y tocar’, que parte del principio filosófico de Aristóteles sobre el binomio materia y forma y que está formada por 12 esculturas pertenecientes a los fondos del museo.

La exposición permanecerá abierta hasta el 20 de mayo y es gratuita. El Museo Tiflológico de la ONCE abre de martes a viernes, de 10.00 a 15.00 horas y de 16.00 a 19.00 horas; sábados, de 10.00 a 14.00 horas y cierra domingos y festivos.

El director de Promoción Sociocultural, Artística y Deportiva de la ONCE, Ángel Luis Gómez Blázquez; la consejera general de la ONCE, Ana Díaz Alonso; el coordinador del Museo Tiflológico, Fran Maldonado, y Mireia Rodríguez, técnica del Museo, inauguraron ayer esta exposición con la ambientación al piano del músico ciego Raúl Thais.

Ana Díaz destacó la importancia del Museo Tiflológico de la ONCE por “mostrar cómo deberían de ser todos los museos, en los que todas las personas deberían estar incluidas, pudiéndose tocar las obras, no sólo por las personas ciegas; y por exhibir la cultura realizada por personas con discapacidad visual”.

Ángel Luis Gómez Blázquez señaló que quienes visiten esta exposición “tienen que disfrutar con el tacto de estas obras tan especiales”.

Fran Maldonado, nuevo coordinador del Museo Tiflológico, puso hincapié en que ‘Hilemórfica’ es una exposición “muy especial, porque la hacemos con fondos propios, con obras que teníamos ganas de exponer”.

Mireia Rodríguez explicó el título de la exposición, que “viene dado porque el principal criterio para seleccionar las obras es el concepto de materia y forma según lo entendía Aristóteles. Hay tres bloques temáticos: uno dedicado a la tristeza, con obras de piedra; otro basado en el movimiento, en metal; y el tercero, con piezas en madera, que muestran la alegría”.

Quizás también te interese:  Descubre los Mejores Locales de Música en Directo en Ontinyent: ¡Vive la Experiencia!

El eje principal de la muestra gira en torno al tratamiento de la figura humana, a partir de diversos lenguajes artísticos y de distintos materiales, como la piedra, el metal y la madera. Partiendo de las mismas, se invita al espectador a reflexionar sobre el tacto como lenguaje vehicular al conocimiento artístico.

La exposición está estructurada en tres bloques temáticos. Cada uno de ellos, atendiendo a las obras que los conforman, abordan una emoción o acción, experimentada o efectuada por el ser humano; siendo relacionada, al mismo tiempo, con una determinada materia.

De las 12 obras, tres son de artistas ciegos o con discapacidad visual: ‘Torso II’, del artista con sordoceguera Andrés Clariana; ‘Violinista de las cavernas’, de Vivencio Moro (fallecido en 2013), y ‘Amor sensorial’, de José Antonio Graña.