MADRID, 10 (SERVIMEDIA)

El Consejo de Ministros aprobó este martes un real decreto-ley por el que se crea de una prestación específica por desempleo adaptada a la precariedad que sufren los trabajadores del mundo de la cultura y cuya percepción será compatible con la recepción de derechos de imagen y de la propiedad intelectual.

Lo anunció la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, en la rueda de prensa posterior a la reunión semanal del Consejo de Ministros celebrada en el Palacio de la Moncloa.

En su intervención, Díaz destacó que esta medida evidencia una «cualidad del Gobierno»: su obstinación por seguir «reconquistando derechos», algo que sucederá «hasta el último día de la legislatura».

Por ello, arguyó que «hoy es un día muy importante», puesto que permite contraponer dos formas de gobernar: una que se caracteriza por «recortar derechos», como deslizó que hizo el PP durante la etapa de gobierno de Mariano Rajoy; y la actual, marcada por «ensanchar derechos» y «mejorar la protección social en todos y cada uno de los colectivos».

Tras este exordio, señaló que el Gobierno ha aprobado «nada más y nada menos» que una prestación específica por desempleo para los trabajadores de la cultura, un hito que «muy pocos países» tienen y con la que «España da un paso adelante». «Somos un Gobierno feminista, ecologista; pero somos también hoy el Gobierno de los trabajadores de la cultura», presumió.

Luego de agradecer el trabajo de los ministros de Cultura, Miquel Iceta, y de Inclusión, José Luis Escrivá, en el desarrollo de la prestación, recordó que su concreción fue negociada en el seno del diálogo social y con el sector; una negociación que, reconoció Yolanda Díaz, fue «bien difícil y con características muy versátiles», puesto que «no es lo mismo abordar las relaciones laborales con las artes escénicas, con las artes plásticas o con las musicales».

También agradeció las aportaciones de la Subcomisión para la elaboración de un Estatuto del Artista en el Congreso de los Diputados, lo que demuestra, a su juicio, que, «más allá del ruido, somos capaces de ponernos de acuerdo en algo».

DETALLES PRESTACIÓN

Yolanda Díaz expuso que la creación de una prestación específica por desempleo para los trabajadores de la cultura representa un cambio en el régimen ordinario de protección social de éstos al extender el concepto de «quien es la gente de la cultura» a los técnicos.

En ese sentido, señaló que podrán acceder a ella quienes acrediten estar en situación legal de desempleo y acreditar 60 días cotizados por prestación real de servicios en la actividad artística en los últimos 18 meses; y quienes atestigüen 180 días de alta en la Seguridad Social por prestación real de servicios en la actividad artística o regularizaciones anuales ya efectuadas en los seis años anteriores a la situación legal de desempleo siempre que no hayan sido tenidas en cuenta para el reconocimiento de una prestación previamente.

La duración de la prestación será de cuatro meses y estará dotada con una cuantía de hasta el 100% del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (Iprem) para las cotizaciones que superen el umbral de 61 euros; mientras que por debajo de ese nivel corresponderá una prestación del 80% del Iprem.

Yolanda Díaz precisó que el régimen que existía hasta hoy «permanece», por lo que quienes deseen «seguir acogidos a él, podrán mantenerlo».

Por su parte, la norma dimanante del Consejo de Ministros incluye la extensión de la compatibilidad del 100% de la pensión de jubilación con la actividad artística, también para las clases pasivas; permite a los beneficiarios de una pensión no contributiva podrán compatibilizarla con rendimientos de su actividad artística, siempre que no superen el umbral del Salario Mínimo Interprofesional (SMI); regula la cotización de los pensionistas cuando realicen actividades artística, que será únicamente por contingencias profesionales, con una cotización especial de solidaridad del 9% de contingencias comunes; y, en el caso de los artísticas autónomos de bajos ingresos (iguales o inferiores a 3.000 euros anuales), se incluye una cotización reducida (de 526,14 euros, que se traduce en una cuota mensual de 161 euros), y se abre la posibilidad a solicitud del interesado de que el plazo de ingreso de las cuotas sea trimestral en vez de mensual.

El Gobierno espera que estas medidas alcance a los 70.000 afiliados reconocidos como artistas en el Régimen General y en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos.

Por último, el Gobierno acordó la creación de dos grupos de trabajo: uno, que estudiará e impulsará medidas de reconocimiento de la intermitencia en el ámbito laboral y de la Seguridad Social de los artistas y trabajadores autónomos de la cultura; y otro, que busca impulsar la evaluación y el reconocimiento de determinadas enfermedades profesionales derivadas de las actividades específicas en el sector cultural.