MADRID, 13 (SERVIMEDIA)

El Pleno del Congreso de los Diputados rechazará la proposición no de ley impulsada por Vox para reprobar a la ministra de Igualdad, Irene Montero, y por la que se insta al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a destituirla y suprimir el Ministerio de Igualdad.

En su defensa de la proposición no de ley, la diputada Inés María Cañizares (Vox) atestiguó que «las políticas han de medirse no por su propaganda, intenciones e ideologías, sino por sus resultados», por lo que «ante las reiteradas acciones que perjudican el bien común, su demostrada incompetencia, su persistente apología del sexo por y entre menores, sus incisivos ataques a la separación de poderes y al Estado de derecho y su negligencia ante la desprotección de las mujeres que implica la legislación del Ministerio de Igualdad que beneficia a los delincuentes», creyó llegado el momento de que Irene Montero abandone la jefatura de este departamento.

A su vez, consideró necesario suprimir el Ministerio de Igualdad, por ser «innecesario en sus funciones, injusto», por sus «políticas contrarias al artículo 14 de la Constitución» y por su «onerosa estructura». A su juicio, su presupuesto debería ser destinado a «paliar la emergencia social que sufren los españoles».

Inés María Cañizares destacó que Irene Montero dirige un departamento que, «con la excusa de promover una falsa igualdad, promueve la preminencia de la mujer sobre el varón y el enfrentamiento entre ambos».

Abundó en el hecho de que la «siniestra ideología» de la ministra «vulnera los derechos fundamentales, como la presunción de inocencia del varón», y es el origen de «leyes chapuceras», como la del ‘sólo sí es sí’, sobre la que dijo que Irene Montero la ha utilizado para «ponerse una medalla sin importarle la plétora de informes que la contradecían», ya que «lo que no es de su agrado o es machista o es violento». Por todo ello, exigió que la ministra sea reprobada y el Ministerio de Igualdad «sea cerrado sí o sí».

ENMIENDA

Ciudadanos presentó una enmienda a la proposición no de ley presentada por Vox en la que se mantiene el apoyo a la reprobación y a la destitución de Montero; pero se apuesta por el mantenimiento del Ministerio de Igualdad, centrando su actuación en el mantenimiento de sus competencias, en la búsqueda del interés general, en el uso eficiente de los recursos públicos y en la transparencia y la rendición de cuentas de sus políticas.

En el defensa de la enmienda, Sara Giménez presentó a su grupo como un actor político comprometido con «la igualdad y libertades de todas las personas», lo que le sirvió para confesar que la propuesta de Vox le provoca «un nudo en el estómago», puesto que «la violencia machista existe».

A pesar de ello, rechazó una gestión del Ministerio de Igualdad, cuya existencia consideró necesaria, basada en el «sectarismo», y abominó de quienes «discriminan por no pertenecer a una formación política».

Refiriéndose a la ley del ‘sólo sí es sí’ que «si hay que revisar o rectificar» una norma, se ha de ser «valiente para hacerlo de manera adecuada» sin que «se ataque a los jueces».

A FAVOR REPROBACIÓN

Marga Prohens (PP) avanzó su apoyo a la iniciativa de Vox, «por respeto a todas las mujeres, porque la dimisión llega tarde y es una cuestión de responsabilidad y dignidad».

Tras preguntarse «¿dónde está el PSOE?» acusó a este partido de permitir que Irene Montero siga siendo ministra y de ser «cómplice» de cómo ésta «pone en jaque las políticas de protección de las mujeres», provocando el «mayor retroceso en la protección de las mujeres en décadas», con la ley del ‘sólo sí es sí’. «El PP no cuestiona las políticas necesarias para las mujeres, sino a Irene Montero», zanjó.

Isidro Martínez Oblanca, del Foro Asturias, se situó en la misma línea, por la necesidad de acabar con un «infausto departamento de Igualdad, que, como definió atinadamente una acreditada feminista, Lidia Falcón, es una broma de amigas de barrio que van allí a jugar».

EN CONTRA

Sofía Fernández Castañón (Podemos) enumeró la legislación dimanante del Ministerio de Igualdad para «decir gracias a Irene Montero, al Ministerio de Igualdad» y para exclamar un «viva al movimiento feminista».

Situó la iniciativa de Vox en un «viejo mundo que se muere», aunque «quiera morir matando», que se coloca frente a «uno que está conceptualizando nuevos derechos, reconociendo la ciudadanía a todas las personas y orientando la agenda para lograr la justicia social».

Laura Berja (PSOE) comenzó su intervención avisando al PP de que el discurso de Vox «tendría que hacerles pensar sobre el peaje a pagar en el todo vale contra el Gobierno», y lamentó que Vox «viene a negar la violencia de género en el mismo día en que conocemos que una mujer ha sido asesinada» por este motivo en Albacete. «Son unos irresponsables», les espetó.

Transmitió que actualmente «no es necesario defender a la ministra ni al ministerio, sino las políticas de igualdad impulsadas por los gobiernos socialistas» que han permitido que «hoy la democracia sea mejor».

Tras el varapalo que los socialistas se llevaron ayer con la ‘Ley trans’, defendió la «tradición feminista del PSOE» y proclamó que «en mi generación somos herederas con orgullo del mayor legado que el PSOE ha dado a la democracia: haber edificado las políticas públicas de igualdad entre hombres y mujeres en España».

Por último, Joan Baldoví (Compromís) consideró una «chorrada» la iniciativa de Vox; mientras que Inés Sabanés (Más País) la rechazó por «ser regresiva con los derechos de las mujeres, y por ser negacionista de las políticas públicas de violencia contra la mujer, y por situarse fuera del marco normativo estatal, europeo e internacional».