– Documenta por primera vez la presencia de nanopartículas de minerales metálicos en el manto y la corteza terrestres

MADRID, 03 (SERVIMEDIA)

Un estudio desafía el modelo tradicional de transporte de metales en los magmas. El trabajo liderado por el Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra (IACT) documenta por primera vez la presencia de nanopartículas de minerales metálicos en el manto y la corteza terrestres.

Según una nota de prensa del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), investigadores del Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra (IACT), el centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad de Granada (UGR) documentaron por primera vez la presencia de nanopartículas de minerales metálicos (oro, plomo y cobre) en xenolitos del manto profundo y rocas volcánicas de la provincia volcánica neógena del sureste de España en las localidades de Tallante y Fortuna (ambas en la Región de Murcia).

Estas nanopartículas metálicas cristalizaron a partir de nanofundidos ricos en metales, transportados físicamente en magmas extraídos del manto superior hasta la corteza somera donde se forman los yacimientos minerales.

Se trató de la primera evidencia mineralógica en la naturaleza que muestra que la formación de nanofundidos ricos en metales es posible en líquidos sulfurados en la naturaleza, lo que desafió los modelos tradicionales de transporte de metales en magmas silicatados, basados únicamente en la solubilidad química y la partición química de los elementos. Estos resultados requieren evaluar el rol de las relaciones físicas entre nanofases, líquidos sulfurados y magmas silicatados basadas en la energía superficial para el transporte y la concentración de metales derivados del manto en la corteza.

Quizás también te interese:  Un músico ucraniano y una banda de música valenciana, juntos en una canción "a favor de la paz"

El investigador del IACT Erwin Schettino afirmó que “la identificación de nanofundidos de metales en magmas silicatados naturales es un hallazgo de primer orden ya que, hasta el momento, tanto los trabajos empíricos como experimentales lo predecían como un imposible. Este trabajo supuso un salto cualitativo importante en nuestra mejor comprensión de los procesos magmáticos y sin duda es un punto y aparte en los trabajos futuros; a partir de ahora se deberá tener en cuenta el importante papel que juegan los procesos a nanoescala en este tipo de ambientes geológicos”.

En dicha investigación, se utilizó una combinación de métodos analíticos tradicionales, como la microscopía óptica de luz transmitida/reflejada, microscopía electrónica de barrido y el análisis por microsonda electrónica, con técnicas avanzadas para el análisis in situ de minerales (microscopía electrónica de transmisión de alta resolución).