MADRID, 16 (SERVIMEDIA)

Alrededor de más de 1.000 millones de adolescentes y jóvenes corren el riesgo potencial de perder la audición debido al uso de auriculares de diadema -que cubren parte de la cabeza- o inalámbricos e incluso asistir a lugares con música alta.

Así se recoge en un estudio realizado por seis investigadores de instituciones de Estados Unidos, México, Suecia y Suiza, y publicado este miércoles en la revista ‘BMJ Global Health’.

Los autores proponen a los gobiernos de todo el mundo que prioricen urgentemente las políticas de «escucha segura» para salvaguardar la salud auditiva.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) cree que más de 430 millones de personas en todo el mundo tienen actualmente una pérdida auditiva discapacitante. Los jóvenes son particularmente vulnerables por el uso de dispositivos de escucha personal (PLD, por sus siglas en inglés), como teléfonos inteligentes, auriculares inalámbricos o con cable, auriculares de diadema, y la asistencia a lugares con música a todo volumen, en medio de una aplicación reglamentaria deficiente.

Investigaciones publicadas anteriormente sugieren que los usuarios de PLD a menudo eligen volúmenes tan altos como 105 decibelios (dB), mientras que los niveles de sonido promedio en los lugares de entretenimiento oscilan entre 104 y 112 dB, lo que supera los niveles permitidos (80 dB para adultos y 75 dB para niños) incluso durante periodos muy cortos de tiempo.

Los investigadores midieron la prevalencia de prácticas auditivas inseguras entre adolescentes y adultos jóvenes para crear una estimación global de cuántos podrían estar en riesgo de pérdida auditiva.

MÁS DE 19.000 PARTICIPANTES

Analizaron bases de datos de investigación para estudios relevantes publicados en inglés, francés, español y ruso, que involucraban a personas de 12 a 34 años e informaban sobre los niveles de salida del dispositivo medidos objetivamente y la duración de la exposición.

Se incluyeron 33 estudios en los que participaron globalmente 19.046 participantes. Diecisiete trabajos se centraron en el uso de PLD y 18, en lugares de entretenimiento ruidosos.

Los investigadores estimaron la cantidad global de personas que podrían estar en riesgo de pérdida auditiva al considerar que actualmente hay unos 2.800 millones de adolescentes y jóvenes de 12 a 34 años.

El análisis de datos agrupados indica que la prevalencia de prácticas de escucha inseguras por el uso de PLD y la asistencia a lugares de entretenimiento ruidosos es común en todo el mundo (un 24% y un 48%, respectivamente) entre adolescentes y jóvenes.

Con estas cifras, los investigadores calculan que la cantidad global de adolescentes y adultos jóvenes que podrían estar potencialmente en riesgo de pérdida auditiva como resultado oscila entre 670 y 1.350 millones (cerca de 1.010 millones como valor medio).