– La Conferencia Episcopal asegura que el descenso se debe a un cambio de metodología en el recuento, la secularización y la falta de compromiso de los jóvenes

MADRID, 15 (SERVIMEDIA)

Un total de 974 aspirantes a sacerdotes estudian este curso 2022-2023 en los seminarios diocesanos. Esta cifra supone que en estas infraestructuras hay 725 seminaristas menos que en el curso 2002-2003, cuando se contabilizaron 1.699.

Según datos de la Conferencia Episcopal Española (CEE) en el marco del 19 de marzo, festividad de San José y Día del Seminario, en este curso se han ordenado 97 nuevos sacerdotes y 172 seminaristas se han matriculado por primera vez en estos estudios eclesiásticos. Estos datos facilitados por la Subcomisión Episcopal para los Seminarios confirman la tendencia a la baja de las vocaciones al sacerdocio, que en este curso ha descendido del millar de aspirantes.

Así, en el curso pasado, 2021-2022, en los seminarios mayores españoles cursaban sus estudios 1.028 seminaristas; el anterior, 1.066 y en el 2019-2022, 1.128. Según el Episcopado, también en este curso ha habido menos de 200 nuevos ingresos, cifra que se superó en los años previos; y las ordenaciones no han alcanzado el centenar, cuando en los tres cursos anteriores rondaron las 125.

METODOLOGÍA

Ante el Día del Seminario de 2023, que lleva por lema ‘Levántate y ponte en camino’, la CEE subrayó el descenso en 54 seminaristas respecto al ejercicio anterior. “La bajada se explica entre otras cosas, por la nueva metodología en la recogida de los datos, que por primera vez ha sido nominal, y ha estado a cargo de la Oficina de Transparencia de la Conferencia Episcopal”, expusieron los obispos.

Quizás también te interese:  Móstoles ofrece entrada gratis para los eventos culturales a los acompañantes de personas con discapacidad intelectual

“También hay que tener presentes la secularización y la falta de compromiso por parte de no pocos jóvenes, que también se reflejan en otros datos estadísticos, como en el número decreciente de matrimonios -tanto civiles como eclesiásticos. Aun así, hay que estar agradecidos de que un número significativo de jóvenes vivan comprometidos en la búsqueda de la voluntad de Dios, que nos invita a abrazar una vocación preciosa en su Iglesia. Vocación que siempre tendrá como horizonte el servicio”, indicaron en la CEE.

Precisamente, para ayudar en el acompañamiento de tantos jóvenes “en búsqueda”, la Conferencia Episcopal remarcó que “ha nacido el Servicio de Pastoral Vocacional de la Conferencia Episcopal Española, que recoge la colaboración de cuatro comisiones episcopales (Clero y seminarios; Laicos, familia y vida; Vida consagrada y Misiones) y que es un signo del decidido impulso de la Conferencia Episcopal por seguir anunciando la dimensión vocacional como la que estructura toda la vida en el seguimiento de Cristo”.

Fuentes eclesiales informaron que a mediados de enero dos obispos uruguayos enviados por la Santa Sede arrancaron una ronda de visitas apostólicas a los seminarios españoles que el papa Francisco ha encargado al Dicasterio para el Clero del Vaticano. El objetivo de estos encuentros era realizar una especie de “auditoría externa” para analizar la situación actual de los 45 seminarios que existen en España, y para poder aplicar la ‘Ratio Fundamentalis Institutionis Sacerdotalis’, es decir, el programa de formación actualizado por la Santa Sede en 2016.