MADRID, 07 (SERVIMEDIA)

Representantes de la industria cultural reclamaron este viernes la puesta en marcha de una ley que regule la creación de la Oficina Española de Derechos de Propiedad Intelectual, que centralice la acción política en esta materia.

Así se puso de manifiesto durante la celebración de la mesa redonda ‘Actores y estructuras para el éxito de la gestión de la propiedad intelectual: la Creación de la Oficina Española de los Derechos de Autor y Conexos’, organizada por La Coalición de Creadores e Industrias de Contenidos, en el marco de la Feria Internacional del Libro, Liber 2022.

En la mesa redonda participaron Adriana Moscoso del Prado, directora general de Industrias Culturales, Propiedad Intelectual y Cooperación del Ministerio de Cultura y Deporte; Marisa Castelo, presidenta del Instituto Autor; Lodovico Benvenutti, director de la oficina europea de la Federación Internacional de la Industria Fonográfica; y Lucas Blanque, letrado del Consejo de Estado y especialista en propiedad intelectual.

En ese sentido, Adriana Moscos del Prado comentó que «hoy nadie duda de que el sistema de propiedad intelectual está en la base y en el centro del enorme potencial de desarrollo de las industrias culturales y creativas de nuestro país», de ahí la trascendencia de poner en marcha la Oficina Española de los Derechos de Autor y Conexos, cuyo objetivo sea «reforzar las estructuras administrativas dedicadas a la protección y la promoción de la propiedad intelectual, adecuándolas a las exigencias propias de la sociedad de la información actual y dotándolas de una importancia acorde a la de este activo para nuestro sector cultural y para la economía española en general».

En la misma línea, Lodovico Benvenutti señaló que «necesitamos que Estados miembros como España cuenten con todas las herramientas necesarias para hacer cumplir o adaptar, donde sea necesario, todas las normas digitales y de derechos de autor», por lo que «la creación de esta oficina de derechos de autor es, en mi opinión, un paso esencial en esta dirección».

A su vez, Lucas Blanque añadió que la creación de esta oficina supondría un «hito muy destacable» en la protección de la propiedad intelectual en España, que situaría al país en un «nivel similar» al de Portugal o Francia en esta cuestión.

Por último, Marisa Castelo expuso que el desarrollo de la referida oficina es «absolutamente imprescindible por muchas razones», como «la visión de futuro que se percibe y la constatación de que, tanto desde Europa como desde nuestro Gobierno, se está valorando y apostando por la extraordinaria importancia que tienen nuestra creatividad, nuestras manifestaciones artísticas y nuestras industrias culturales».