MADRID, 18 (SERVIMEDIA)

El Comité del Patrimonio Mundial anunció este lunes en Riad (Arabia Saudí) que la candidatura ‘Menorca Talayótica. Una odisea ciclópea insular’ ha sido inscrita en la Lista del Patrimonio Mundial, convirtiéndose en el quincuagésimo enclave patrimonio mundial que España tiene en su territorio.

La candidatura, impulsada por el Consell Insular de Menorca, ha sido “un ejemplo de colaboración” entre las instituciones que han trabajado para la inclusión de la cultura talayótica en la Lista del Patrimonio Mundial de la Unesco: Ministerio de Cultura y Deporte, gobierno de Baleares y el propio Consell, a lo que se añade el “excelente trabajo técnico”, según informó el departamento dirigido por Miquel Iceta.

Cultura subrayó que Menorca cuenta con una de “las mayores densidades del mundo de yacimientos arqueológicos prehistóricos en territorio habitado”. ‘Menorca Talayótica. Una odisea ciclópea insular’ comprende los nueve componentes que mejor representan las construcciones de una cultura insular que evolucionó en condiciones de relativo aislamiento.

Así pues, se seleccionó una rica muestra de monumentos y sitios prehistóricos, incluidos asentamientos, espacios funerarios, santuarios y lugares que han sobrevivido en excelente estado de conservación, que datan desde mediados de la Edad del Bronce hasta la ocupación romana. Entre ellos, se encuentran determinadas manifestaciones que son únicas y exclusivas de Menorca, como las navetas de enterramiento, los recintos de taula, las monumentales casas circulares y los talayots.

Cultura explicó que la cultura talayótica “aporta el testimonio excepcional de una cultura prehistórica asociada al cielo” y reseñó que otra de las características que la hacen excepcional es “la armoniosa convivencia que las diversas construcciones ciclópeas de la isla han desarrollado a lo largo de la historia con sus pobladores”.

Quizás también te interese:  Un joven sin brazos y con discapacidad visual severa dirige la Orquesta del Conservatorio de Música de Granada

En ese sentido, puso de manifiesto que “estos monumentos se insertan en un paisaje mediterráneo poco alterado con rasgos muy similares al de la Prehistoria” y abundó en que “las sucesivas tradiciones de la piedra, los originales patrones de asentamiento y funcionalidad espiritual de los monumentos son el reflejo de una identidad propia”.

El propio ministro de Cultura y Deporte en funciones, Miquel Iceta, celebró que “por fin” la Unesco haya incluido a la cultura talayótica de Menorca en la Lista del Patrimonio Mundial. Lo hizo en unas declaraciones difundidas por su departamento en las que destacó el “esfuerzo conjunto” del Ministerio de Cultura y Deporte, del gobierno de Baleares y del Consell de Menorca para hacerlo posible.

También agradeció a quienes “desde la isla de Menorca han ofrecido al mundo un patrimonio que a partir de hoy es ya de todos”.

La cultura talayótica ha sido inscrita en la Lista Patrimonio Mundial de la Uneso junto a la antigua Jericó, también conocida como Tell es-Sultan, presentada por Palestina; o el sitio natural macizo forestal de Odzaka-Kokoua a, en el Congo.