El ministro de Cultura y Deportes, Miquel Iceta, anima a los españoles a volver al cine porque, tal y como señala el eslogan, «el tamaño sí que importa» y ver un película «en la pantalla del cine es muy diferente a verla en la de la televisión, la de un ordenador o una tablet».

Así se pronunció Iceta en una entrevista con Servimedia donde reconoció que los niveles de asistencia al cine y al teatro aún no están en niveles prepandemia. «Vamos más lentos en la recuperación de estas audiencias. Estamos en contacto con el sector del teatro, del cine y de la danza y nos dicen que aún no se ha recuperado la participación de antes de la pandemia de la covid», comentó.

Además, indicó que «la pandemia ha dejado cosas muy malas, como el dolor, el sufrimiento, las muertes, pero también algunas pautas culturales que hay que vigilar». «Por un lado, ha crecido la lectura, que está muy bien. Nos hemos refugiado en la lectura para superar el confinamiento, pero se han abandonado otros hábitos. Se ve cultura desde el sofá de la casa y hay que salir», señaló.

Y para este caso utilizó el eslogan ‘el tamaño sí que importa’ porque ver una película «en la pantalla del cine es muy diferente a verla en la pantalla de la televisión, de un ordenador o de una tablet». «Por eso le decimos a la gente que tiene volver al cine y compartir esa experiencia con otros», resaltó el ministro.

Respecto al Estatuto del Artista destacó que «se está avanzando en muchas cuestiones» como la creación del contrato laboral para artistas creadores y técnicos de actividades culturales. «Tenemos que adaptar nuestra legislación laboral, muy pensada para el trabajo continuado» para la actividad cultural que se caracteriza porque es intermitente. Iceta se mostró esperanzado en que la legislación laboral acoja dentro de poco tiempo «esa excepción, esa especial singularidad de la actividad cultural».

En este sentido, puso en valor el papel jugado por el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, «un gran aliado», y también «el apoyo de la ministra de Educación y la de Hacienda», Pilar Alegría y María Jesús Montero, para completar lo antes posible esa adaptación de la normativa laboral general a la actividad cultural.