MADRID, 16 (SERVIMEDIA)

Entreculturas y Alboan propusieron este jueves utilizar las escuelas para construir paz y alejar a los niños de los efectos de las guerras. Es el mensaje principal del informe ‘Escuelas que construyen paz’, que se centra en cómo los centros educativos pueden servir de «refugio» para que la violencia no interrumpa la infancia, ya que actualmente las guerras afectan a más de 420 millones de niños.

Por eso, ambas organizaciones destacaron durante la presentación del documento que la violencia de las guerras llena las vidas de los niños de miedo, inseguridad y, en muchos casos, de desplazamiento forzoso y que en los proyectos que trabajan tratan de convertir las escuelas en un lugar de protección a la infancia, para asegurar a los niños un espacio seguro en el que poder jugar, formarse y crecer lejos de la violencia.

Para ello, el informe propone una serie de recomendaciones que pasan por «la protección de la población refugiada sea cual sea su nacionalidad, la perspectiva de género y una más y mejor cooperación», destacó la coordinadora de Ciudadanía de Entreculturas, Irene Ortega.

El documento aborda específicamente la situación de la infancia refugiada ucraniana y siria. Hibba Lakki, profesora de JRS en Escuela Telyani en Bar Elias, Líbano, subrayó que «la educación fomenta la paz» y que «esta paz se transfiere desde el colegio a la casa de los estudiantes». «Somos capaces de proteger a nuestros estudiantes de la violencia y de problemas psicológicos», apuntó.

El director del Servicio Jesuita a Refugiados en Rumanía, Marius Talos, puso el acento en las necesidades educativas de los niños más pequeños. «Uno de cada cuatro niños y niñas ucranianos que permanecen en Rumanía tienen edad de preescolar e infantil. Hemos contratado a 60 profesores ucranianos y facilitado la educación ‘online'», dijo.

El trabajo, que se publica en el marco del Día Mundial de las Personas Refugiadas (20 de junio) defiende el derecho a la educación de todos los niños y que las escuelas «son mucho más que lugares destinados al aprendizaje académico». De hecho, para Entreculturas y Alboan una «escuela refugio» remite a seguridad y protección, a cuidado y recuperación, a construcción de paz, elementos «indispensables» para que los niños que han perdido su hogar e, incluso, a su familia, no estén expuestos a la violencia y abusos de todo tipo.

Por eso, Nerea Aginako, técnica de Patrocinio Comunitario de Alboan, explicó el patrocinio comunitario de acogida de familias sirias. «Todas las familias tienen hijos en edad escolar y la escuela juega un papel central en el asentamiento de las familias. En Europa también necesitamos ‘escuelas refugio'», revindicó.