MADRID, 08 (SERVIMEDIA)

El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) participa como referente social español en el proyecto de investigación ‘Protección del derecho a la cultura de las personas con discapacidad y mejora de la diversidad cultural a través del derecho de la Unión Europea: Explorando nuevos caminos (Dancing)’, promovido por el Departamento de Derecho de la Universidad Maynooth, en Irlanda.

El Cermi señaló este miércoles que gracias a la entrada en vigor de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, se ha impulsado una creciente atención a la participación cultural de las personas con discapacidad.

Al ser una cuestión que está estrictamente relacionada con el cumplimiento de la Convención, y en particular con el derecho consagrado en su artículo 30, desde el Cermi se aboga por la participación cultural de las personas con discapacidad, «ya que constituye un capítulo muy relevante dentro de la inclusión plena de éstas en las distintas facetas de la vida social».

El propósito de este estudio es investigar la protección del derecho de las personas con discapacidad a participar en la vida cultural, incluido el reconocimiento de identidades de discapacidad, como un aspecto esencial para mejorar la diversidad cultural en el sistema jurídico de la Unión Europea.

Por ‘participación en la vida cultural’, se entiende que es el derecho a acceder a sitios en los que se desenvuelve la vida cultural tales como teatros, cines y museos, y al disfrute de bienes culturales tales como libros, películas o música en un formato accesible. También se incluye al derecho de las personas con discapacidad a participar en la vida cultural como artistas, aficionados o profesionales, y a ser empleados por las propias organizaciones culturales.

La investigación también se ha fijado como objetivo contribuir a la comprensión de la medida en que las personas con discapacidad participan en la vida cultural y de cómo esto impacta en la diversidad cultural. El estudio analiza qué barreras existen para el ejercicio del derecho a participar en la vida cultural, qué apoyos se necesitan y qué puede hacer la Unión Europea.

El Cermi, como «actor clave en las políticas relacionadas con las personas con discapacidad en España», y en virtud de las funciones que le fueron encomendadas como organismo independiente de seguimiento de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, indicó que «confía en que este proyecto de investigación sirva para un mejor cumplimiento del artículo 30 de la Convención y sea de utilidad para otras partes interesadas».