MADRID, 13 (SERVIMEDIA)

La vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, acompañada por el delegado de Familias, Igualdad y Bienestar Social, Pepe Aniorte, y el concejal de Latina, Alberto Serrano, inauguró este lunes el primer circuito cardiosaludable del distrito, ubicado en el Centro Deportivo Municipal Gallur, en el barrio de Los Cármenes, al que se ha destinado una inversión de cerca de 900.000 euros a cargo del Plan de Desarrollo del Sur y el Este de Madrid (Plan Sures).

Este circuito recorre perimetralmente el exterior del Gallur y culmina en un mirador situado en el Cerro de la Mica, donde un monumento conmemorativo recuerda a las personas víctimas de la droga.

Para la vicealcaldesa de Madrid, “esta es la manera de brindarles un sitio hermoso donde puedan ser recordadas” y donde “se les dignifique después de tantos años de estigmatización”. Con esta “ventana al cielo azul de Madrid”, como la calificó Serrano, “hoy por fin saldamos una deuda y damos una despedida con honores a quienes fueron víctimas en su momento”, dijo Villacís, quien también recordó a las madres que convirtieron el sufrimiento en fortaleza.

El exboxeador Jero García fue el encargado de conducir el acto, al que también asistieron representantes de la Plataforma Madrileña de Entidades para la Asistencia a la Persona Adicta y su Familia (Fermad).

El primer circuito cardiosaludable del distrito de Latina cuenta con aparatos de gimnasia de diversos grados de dificultad para que personas de distintas edades y forma física y, especialmente, las personas mayores puedan disfrutarlo.

La creación de circuitos biosaludables se ha convertido en una de las instalaciones más demandadas por el vecindario de Latina, el tercer distrito con mayor media de edad de Madrid, en torno a los 46,4 años.

Quizás también te interese:  Iceta, en Cannes: "El cine español está en un muy buen momento, por su calidad y su comercialización"

La obra de construcción del recorrido cardiosaludable culmina con un mirador en el Cerro de la Mica y un monumento conmemorativo. A la meseta elevada se llega a través de una serie de rampas y escaleras que forman la figura del corazón, en la que destaca un marco rectangular que orienta la vista hacia la ciudad.

Asimismo, se ha llevado a cabo la pavimentación de los caminos, el ajardinamiento y la instalación de red de riego en las zonas próximas al recorrido y al monumento mediante arbolado y arbustos de bajo consumo de agua tanto aromáticos como de color, especialmente en el entorno de la meseta, donde se ha elegido el color rojo para hacer referencia a la figura del corazón. También se ha instalado alumbrado ornamental a lo largo de los caminos.