La música rock ha sido una inspiración para muchos durante décadas y su influencia se ha sentido no sólo en la industria musical sino también en la moda. 

Decir que la moda se ha visto influenciada por la música es quedarse corto. Las camisetas de grupos musicales destacan como un clásico atemporal que acaba siendo tendencia año tras año. Con sus gráficos atrevidos y diseños icónicos, se han convertido en un elemento básico para cualquier festival y, por qué no decirlo, para cualquier evento.

La historia de las camisetas de rock se remonta a la década de 1950, cuando se utilizaron por primera vez como mercancía para los conciertos de Elvis Presley. Sin embargo, no fue hasta la década de 1960 cuando bandas como The Beatles y The Rolling Stones las popularizaron, convirtiéndolos en una parte esencial de la cultura de sus seguidores. 

Los diseños se utilizaron para promocionar sus álbumes y conciertos. A medida que crecía la popularidad de la música con el fenómeno fan, también crecía la demanda de merchandising y, en concreto estas prendas, de manga larga o corta, se convirtieron en un símbolo de rebelión y cultura juvenil. Hoy en día, las camisetas de rock siguen siendo una parte vital de la historia.

Cualquier look las acepta

“Incorporarlas a la moda cotidiana puede ser una tarea que parezca complicada para algunos. Sin embargo, con los consejos de estilo adecuados, cualquiera puede lucir su estilo con una camiseta rockera” explican desde Fastock. 

Para un look casual, basta con combinarla con jeans y zapatillas deportivas. Para una apariencia más atrevida, con una chaqueta de cuero, un diseño de camiseta icónico y los jeans rotos y botas tipo Marteens. 

Quizás también te interese:  El agua en la Tierra surgió por interacciones entre océanos de magma y atmósferas con hidrógeno

Para una apariencia más femenina, tal como han demostrado celebrities durante años, la opción debe ser una t-shirt ajustada dentro de una falda de cintura alta y agregando tacones al look final. 

En la noche también combinan si se apuesta por chaqueta y pantalones de vestir o una falda llamativa. 

Las posibilidades son infinitas y, con un poco de creatividad, entran en cualquier estilo.

“Ofrecen personalidad a cualquier look. Hoy en día, además, no es necesario llevar la de Pink Floyd para que llame la atención, los grupos emergentes juegan con la imagen de una forma que permite lanzar mensajes que hablen de la personalidad de uno mismo” concluyen.