MADRID, 09 (SERVIMEDIA)

La Comunidad de Madrid facilita la enseñanza de la lengua y cultura maternas a más de 3.000 alumnos extranjeros que estudian en la región y proceden de países como Rumanía, Polonia, Bulgaria y Marruecos, principalmente.

El programa se imparte en 127 centros públicos e incluye actividades de comprensión y expresión del idioma, así como iniciativas relacionadas con la historia y geografía, música y danza de sus lugares de origen.

El Gobierno autonómico señaló que fomenta así su inclusión escolar y sociocultural en su entorno «aprendiendo a salvaguardar su identidad, reduciendo los aspectos negativos que puedan producirse como consecuencia de su emigración».

Este programa, ofrecido por la Consejería de Educación y Universidades y en colaboración con las respectivas embajadas, se imparte durante las horas no lectivas y los fines de semana y tiene como destinatarios a los alumnos nacidos o descendientes de padres procedentes de distintos países que desean conocer más sobre sus orígenes y que pueden continuar con sus estudios en caso de retornar, ya que se trabajan asignaturas no coincidentes en los dos sistemas educativos.

Durante el pasado curso el programa de Lengua, Cultura y Civilización Rumana fue el más numeroso en cuanto a participantes (1.717), seguido del marroquí (876), portugués (190), polaco (144) y búlgaro (121).