MADRID, 08 (SERVIMEDIA)

El ministro de Cultura y Deporte, Miquel Iceta, reconoció este martes que los datos de adhesión al Bono Cultural Joven ponen de manifiesto la necesidad de mejorar su gestión, para lo cual se comprometió a dotar de «más elementos de comunicación» a su promoción con el objetivo de que «todos los jóvenes puedan conocer esa posibilidad que se brinda ante sus ojos».

Lo dijo durante su comparecencia ante la Comisión de Cultura y Deporte del Congreso de los Diputados, en la que atestiguó que la campaña de adhesión al bono se cerró con «281.557 solicitudes registradas y 281.557 jóvenes lo recibirán», el 57,60% del total de chavales que han alcanzado o alcanzará su mayoría de edad en 2022.

Esto le sirvió para confirmar que el coste de provisionar con el Bono Cultural Joven a los 281.557 chavales que lo recibirán asciende a 112 millones de euros.

Del mismo modo, constató que 2.500 empresas culturales se han adherido al programa hasta la fecha, una cifra que le permitió recordar que las compañías pueden sumarse a la iniciativa sin límite de tiempo. «Desde Cultura, seguimos insistiendo para que lo hagan», apostilló.

Tras las cifras, Iceta valoró el resultado de la campaña de captación del Bono Cultural Joven. Lo hizo arguyendo que «el juicio lo debe dar la sociedad, y habrá quien diga, con razón, que de las 480.000 personas que podían pedirlo (488.794, según el Instituto Nacional de Estadística), que no lo hayan hecho todas revela la necesidad de mejorar en la gestión».

No obstante, llamó a tener en cuenta que este «proyecto pionero se ha puesto en marcha en tiempo récord», teniendo en cuenta que en Francia estuvo dos años en pruebas, y que había que garantizar que se llegaba al mayor número posible de jóvenes salvaguardando el control y el seguimiento del dinero público entregado en forma de subvenciones.

Iceta afirmó que su departamento tendrá en cuenta «todo lo aprendido» en esta campaña para que «el número de solicitudes sea mayor» en el futuro. Luego de esta suerte de reconocimiento de propósito de enmienda, avanzó que desde el inicio de la campaña de captación se incluyeron algunas modificaciones para «añadir agilidad y flexibilidad» al proceso, como la utilización de la clave simple de identificación digital o el empleo de las oficinas de Correos para que las solicitudes se realizaran presencialmente.

Desde el comienzo del proceso de solicitud del Bono Cultural Joven, un total de 225.153 personas cursaron su solicitud a través de la página web y otros 56.404 la presentaron en una oficina de Correos.

Iceta comentó que el último día para la solicitud de adhesión al programa se registraron 15.206 peticiones, lo que, a su juicio, pone de manifiesto que «quizás habría que dedicar más recursos a contar con más elementos de comunicación que permitan a todos los jóvenes conocer esa posibilidad que se brinda ante sus ojos».

Ante esta situación, avanzó que en la edición del Bono Cultural Joven de 2023 se podrá realizar el trámite «desde el primer día» tanto con el uso de la clave simple como en las oficinas de Correos.

«Queremos llegar más allá», aseveró Iceta, quien se atrevió a pronosticar, «sin temor a equivocarnos», que en próximas ediciones más jóvenes y más empresas y servicios culturales «se unirán a esta experiencia».