Desde el pasado 30 de septiembre está disponible en todas las plataformas y en formato CD el último disco de Hidro (Barcelona, 1991). 

Libralibre, el título del disco y del que fuera su primer sencillo, cuenta con 11 temas con un único hilo conductor: el desahogo.

He volcado lo que me ha pasado estos últimos dos años. Es un disco que empieza con mucha energía pero va llevando al oyente hacia un lugar muy oscuro. Aunque vuelve la energía hacia mitad del disco, no es hasta el final cuando todo acaba, cuando todo se rompe y sube porque vuelvo a ser libre” explica.

El objetivo de este trabajo fue buscar un equilibrio en su vida. Trabajando en cada tema ha logrado volver a encontrarse a través de la música. Aunque Hidro viene del hip hop, este disco podría catalogarse de indie pop, con temas que van del trap/rock al west folk pasando por el jersey trap.

El primer tema que se lanzó fue un descarte del disco ‘Como dos extraños’. Venía de hacer Hip Hop y no quería desvelar qué estilo iba a llevar el disco. Con este tema, más cerca del pop, quise preparar un poco el terreno para que los nuevos sonidos no fueran tan de improviso” explica.

Desde que lanzara su primera maqueta en 2010, ha lanzado otra maqueta, 3 mixtapes y ha publicado dos discos de estudio con este que lanza, una carrera versátil que, aún rompiendo las normas, le han valido para irse haciendo un hueco en el complicado mundo de la música.

Su fuerte, las letras. El hip hop fue su vehículo para escribir poesía y hacer cientos de temas sueltos que, aunque no han sido parte de ninguno de sus trabajos, le han servido para ir ganando experiencia y calidad. A través de ellas, mucha gente se puede sentir identificada con las historias que narra.

En cuanto a la música, huye de los sintetizadores y samples tan habituales en el trap actual para volver a un sonido real, tocado en banda, lo que hace que en concierto se conecte mucho mejor con su público y la experiencia se convierta en algo más cercano y real.

Este disco va a gustar a mucha gente. Es un recorrido desde el pop hasta el trap, pasando por el rock o el folk. Es una locura” comenta el artista, que se ha certificado recientemente en mezcla y máster por Steinberg, permitiendo así llegar a un estilo propio y característico que hace que, cuando suenan sus temas, se identifiquen a la perfección.