Pocas cosas hay tan espectaculares y estremecedoras como escuchar tocar la guitarra española a nombres como Paco de Lucía, Vicente Amigo o Ramón Montoya. Estos genios, que han pasado a la historia por su destreza haciendo sonar las cuerdas de este instrumento, han servido de inspiración a muchos para acercarse a la música.

Pero no solo ellos. Los punteos de Mark Knopfler, Jimmy Hendricks, Brian May o Carlos Santana han sido también claves para que muchos jóvenes se adentren en este mundo.

La guitarra española es un instrumento hermoso que requiere un conjunto único de habilidades para poder decir que está bien tocada. 

Los expertos coinciden en que existen tres habilidades clave necesarias para dominar la guitarra española: competencia técnica, musicalidad y habilidades de interpretación. 

“Sin duda, el que consigue dominar el arte de hacer sonar una guitarra se convierte en el más popular del grupo de amigos por amenizar las fiestas. Muchos llegan con esa idea y se enamoran del instrumento y de las posibilidades de expresar que les ofrece” explica Lucas Bramucci, acostumbrado a impartir clases de música también en formato digital.

Tres aptitudes básicas

Para tocar bien la guitarra española las habilidades técnicas son fundamentales. Según explica, comprender la teoría musical, la armonía y el ritmo es crucial para crear una base sólida para tocar la guitarra. 

El dominio de las técnicas de punteo y rasgueo también es esencial para producir un sonido limpio y preciso que arañe el alma. Es necesario desarrollar destreza y precisión a través de la práctica regular para alcanzar el nivel deseado de competencia. 

Además de las habilidades técnicas, la musicalidad es igualmente importante al tocar la guitarra española. Desarrollar un buen oído para el tono y la dinámica es esencial para producir un sonido hermoso y expresivo. 

Quizás también te interese:  La Vanguardia del Rock Industrial: Ministry y Nine Inch Nails en los 90

Es importante comprender diferentes géneros musicales y adaptarse a diferentes estilos. Por ejemplo, un guitarrista flamenco debe comprender los ritmos únicos y las progresiones de acordes de la música flamenca para tocarla de manera auténtica.

Finalmente, las habilidades interpretativas son necesarias para tocar bien la guitarra española, en concreto, por su característico sonido. Desarrollar la presencia y la confianza en el escenario es crucial para cautivar al público y ofrecer una actuación memorable. 

Gracias a la posibilidad de profesionales como Bramucci que abren la posibilidad de recibir lecciones en remoto y casi a demanda, es mucho más sencillo ir avanzando hacia el sonido que deje en silencio a la audiencia.